Con el dólar soja 4, el Gobierno nacional busca recaudar U$S 2.000 millones y lo va a lograr. Los exportadores estimularon el precio interno de la oleaginosa.

Como si se tratara de una zaga de películas taquilleras, al estilo Rambo, Rocky, o más acá en el tiempo Harry Potter, el Gobierno intenta sacar provecho de una cuarta versión del dólar soja.

La última de sus ediciones, que está vigente hasta fines de septiembre, es diferente al resto. Su tipo de cambio diferencial está dirigido al exportador, a partir de un mix del 75% a través del mercado oficial y el 25% restante, de libre disponibilidad. Esta última alternativa le da la opción de recurrir al dólar MEP.

No obstante, medido es este tipo de cambio financiero, la versión actual del dólar soja es la menos competitiva, según la Bolsa de Cereales de Córdoba.

Por lo pronto, el Gobierno busca conseguir U$S 2.000 millones, que destinará a pagar importaciones, mantener la actual brecha cambiaria y también a fortalecer en lo que pueda las reservas del Banco Central.

Desde el lado de los productores, la versión remozada del dólar soja ha tenido su impacto en el mercado disponible, con cotizaciones que han subido hasta los $ 160 mil por tonelada.

Los analistas aseguran que el objetivo recaudador del Gobierno se va a cumplir; el interrogante es saber si le va a alcanzar hasta fin de año.

Compartir