La Dirección General de Aduanas (DGA) desarticuló una maniobra diseñada exclusivamente para fugar divisas a través de empresas agroexportadoras sin capacidad económica ni financiera que sustenten sus operaciones.

Las 60 cáscaras societarias sin empleados y con prestanombres como dueños que fueron detectadas y denunciadas por el organismo dependiente de la AFIP, pretendían realizar millonarias operaciones comerciales para evadir y fugar divisas.

Desde la entidad informaron que se desarticularon maniobras de evasión, elusión e intento de exportación fraudulenta de más de 37.500 toneladas en los últimos seis meses. “Enfrentamos esta problemática de los exportadores truchos, que tiene un impacto negativo tanto en el mercado cambiario como en los ingresos fiscales”, indicó la titular de la Aduana, Silvia Traverso.

Las investigaciones que permitieron frenar las exportaciones irregulares mediante las firmas truchas son el resultado del trabajo conjunto con la Dirección General Impositiva de la AFIP y las fuerzas federales dependientes del Ministerio de Seguridad.

Las 60 firmas investigadas y denunciadas son, en todos los casos, sociedades de reciente creación que carecían de capacidad económica y financiera para justificar sus operaciones declaradas. Todas las empresas que fueron llevadas a la justicia registraron a lo largo de los últimos meses un crecimiento exponencial e inexplicable en sus envíos de productos agropecuarios al exterior. Tampoco tenían empleados.

Las denuncias realizadas por la DGA sostienen que las maniobras con firmas falsas tienen por objetivo mantener ocultos a los verdaderos dueños, que buscan dejar en el exterior los dólares obtenidos por sus ventas, sin cumplir con la obligación de liquidarlos en el mercado cambiario oficial. Estos operadores fraudulentos de comercio exterior, al momento de ser investigados por los organismos de control, cesaban su actividad, por lo que incumplían con el ingreso de las divisas y el pago de los tributos pendientes.

En los últimos seis meses se desbarataron maniobras fraudulentas con el comercio de granos por 37.500 toneladas, cantidad equivalente a más de 1200 camiones con acoplado. Los procedimientos se llevaron a cabo en distintas provincias argentinas productoras de materias primas como Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, Corrientes, Chaco, Tucumán y Mendoza.

Las mejoras en la fiscalización desplegadas contemplan distintas herramientas incorporadas por el organismo en 2021 como la digitalización de la carta de porte, único documento válido para transportar granos dentro del país. Se trata de un instrumento que al ser digitalizado permite una optimización en los controles en ruta.

Asimismo, la AFIP avanza con el uso de imágenes satelitales para corroborar la información brindada por productores y dueños de campos en sus declaraciones juradas y así desarticular maniobras abusivas.

FUENTE: Aduana

Compartir