El presidente del Banco Central (BCRA), Miguel Pesce, estimó que las ventas de soja que se pueden generar a partir del incentivo creado por el organismo para potenciar la liquidación de granos, podrían sumar, al menos, unos US$ 2.500 millones a las reservas hasta el 31 de agosto próximo.

Al respecto, negó que se trate de un “dólar agro” sino un mecanismo para que puedan invertir los pesos que obtengan de exportación de soja  de los granos que mantienen en su poder, una medida que tuvo apoyos parciales de parte de los productores que reclamaron que su aplicación sea ágil y simple de modo de “llegar a los resultados que se pretende”.

Según Pesce, la medida responde a un reclamos de los productores agropecuarios que “no tenían un recurso donde invertir el dinero cuando venden el producto” y que ahora, hasta el 31 de agosto, podrán destinar en un 70% de la venta en un depósito en pesos ajustable por el dólar oficial y el 30% restante a la compra de “dólar ahorro”.

“De ninguna manera se trata de un dólar agro, ni un tipo de cambio diferencial, solo habilitamos dos instrumentos de inversión para los productores de soja”, subrayó Pesce.

Consultado sobre las expectativas de aumento de exportación de soja, el titular del BCRA estimó que hay una demora de liquidación del sector “de entre 2.500 y 2.800 millones de dólares” aunque “hay alrededor de 2.200 millones de dólares que ya tienen las cerealeras pero que no tienen precio fijado. Es decir, que aún no le han pagado al productor, entonces no pueden venderlo”.

exportación de soja

 

Compartir