Los precios de los alimentos y la energía se disparan por la guerra

harina