Febrero cerró con precipitaciones por encima del promedio histórico en la provincia de Córdoba. Esto permitió que los cultivos estivales atravesaran su periodo crítico en buenas condiciones de agua ya que habían sufrido tanto estrés térmico como hídrico durante finales de enero y comienzos de febrero.

Luego del frente frío que ingresó el fin de semana pasado, que generó un descenso en las temperaturas, se espera que este fin de la comience a ingresar viento Norte, que generaría un paulatino aumento de las temperaturas.

Presentamos el análisis agrometeorológico a cargo del equipo técnico de la BCCBA.

Compartir