El rendimiento promedio de la soja de primera en la cosecha que terminó esta semana en el centro y norte de la provincia de Santa Fe fue un 9,72% inferior a la campaña anterior debido a la ausencia de lluvias y el calor registrado entre finales de diciembre e inicios de enero, informaron  voceros del sector.

El informe semanal que elaboran el Ministerio de la Producción provincial y la Bolsa de Comercio de Santa Fe indicó que la campaña 2021-2022 tuvo una superficie sembrada de 945.000 hectáreas, un área cosechada de 944.500, un rendimiento promedio de 32,5 quintales por hectárea y una producción final de 3.069.415 de toneladas.

“El rendimiento promedio disminuyó un 9,72% comparado con los resultados del año anterior, lo que demostró el efecto de la ausencia de precipitaciones en la última semana de diciembre de 2021 y los primeros quince días de enero de 2022, con altos registros térmicos que afectaron a los cultivares”, precisó el trabajo.

Otra particularidad se dio en las distintas reacciones de los sojales a las precipitaciones irregulares en cuanto a montos y distribución geográfica.

Los ambientes secos y las nulas lluvias, disminuyeron el índice de agua útil en la cama de siembra, por lo que fue lento el movimiento de maquinaria y el comienzo de las tareas se dio en lotes muy puntuales, con barbechos, coberturas y con humedad suficiente en los primeros centímetros del suelo.

En lo que respecta a la cosecha de la soja de segunda, esta semana el proceso de trilla llegó hasta el 70% de la superficie sembrada, con un progreso intersemanal de 10 puntos.

Los rendimientos de la soja tardía continuaron siendo en promedio los mismos que desde el inicio de la recolección.

 

Compartir