El Colegio de Ingenieros Agrónomos de la Provincia de Córdoba, a instancias de la Comisión de Suelos, firmó un convenio de colaboración con el Consejo General de Tasaciones de la provincia, para acordar y diseñar la metodología para las tasaciones rurales.

La firma se dio en el marco de la 8va Jornada Provincial de Suelos que se llevó a cabo el 8 de julio del corriente en la Universidad Nacional de Río Cuarto. Participaron el titular del CIAPC, Ing. Agr. Daniel Cavallín, y el presidente del Consejo, Ing. Agr. Gustavo Pignata.

“Desde las áreas de tasaciones referidas a bienes rurales se está viendo una orfandad en la participación de ingenieros agrónomos. Esta área que involucra nuestra profesión está colonizada por otras disciplinas. Ocurre que cuando tenemos que tasar un inmueble rural se tienen en cuenta valores de mercado, pero nunca las características propias de ese inmueble”, manifestó el Ing. Pignata.

Una forma de poder avanzar en esta temática es que los ingenieros agrónomos intervengan en el diseño de pautas de comparación de valores, de acuerdo a la aptitud del suelo, por ejemplo, y demás estudios que hacen a las características de un inmueble rural. Para ello se tienen que definir variables para tasar el inmueble que tendrán que ser interpretadas por profesionales de la ingeniería agronómica.

“El análisis no se reduce a capacidades químicas o físicas de los suelos. No es lo mismo un campo sistematizado que otro que no lo está. No es lo mismo un inmueble con alto índice de erosión sin prácticas conservacionistas que otro que las tiene. Las variables son muchas y complejas, y hacen a la práctica profesional de los ingenieros agrónomos”, expresó el presidente del Consejo.

Por su parte, el coordinador de la Comisión de Suelos del CIAPC, Ing. Agr. Paolo Andrada, uno de los gestores de este convenio, indicó que el origen del acercamiento entre ambas entidades tuvo que ver con la inquietud de algunos matriculados del Colegio en relación a la habilitación legal de los ingenieros agrónomos para realizar la tarea de tasación rural. “Más allá de la experticia que uno pueda desarrollar, dentro de las actividades reservadas al título de ingeniero agrónomo está considerada la tasación y valuación de inmuebles rurales. Es una tarea que nos corresponde por nuestra formación profesional”, puntualizó el ingeniero Andrada.

El convenio establece como objetivo específico desarrollar y profundizar sobre métodos de valuación rural específicos, como así también el estudio de variables de mercado y de conocimiento científico, como niveles o gradientes de productividad de suelo, rendimientos median te cultivos genéticamente modificados; variables intensivas de producción, etcétera.

También se realizarán jornadas de capacitación para que los ingenieros agrónomos comiencen a ocupar, a través del ejercicio profesional, este nuevo campo laboral. A propósito de esto, el Ing. Agr. Rodrigo Etcheverry, miembro de la Comisión de Suelos, sostuvo que además de la capacitación es preciso hacer una revisión de honorarios de esta tarea profesional.

Compartir