El precio de la hacienda pierde fuerza y el de la carne ya pierde contra la inflación