El esquema mantiene la estratificación en tres niveles de establecimientos.

El Gobierno de Córdoba presentó en la Legislatura Provincial el paquete de leyes económicas para el año 2023 que incluyen el Presupuesto y la ley impositiva.

De acuerdo a lo presupuestado, el Impuesto Inmobiliario Rural subirá el año próximo hasta un máximo de 69%, nueve puntos más que el índice de precios previsto por el Gobierno nacional que es del 60%.

Será el impuesto patrimonial que más subirá en la provincia, ya que en promedio el Gobierno proyecta una actualización de los cedulones del 59%, mientras que el Impuesto Inmobiliario Urbano subirá en promedio 44% y el Automotor, 49%.

El Presupuesto 2023 prevé que el Fideicomiso de Desarrollo Agropecuario, el fondo específico que se nutre con el 70% del impuesto para el mantenimiento de los caminos rurales y obras de infraestructura, tenga una magnitud de $ 23.189 millones, 84% más que durante este año, cuando se presupuestó en $ 12.549 millones.

Para nutrirse de esos fondos, el esquema mantiene la estratificación por tamaño de los establecimientos rurales en tres niveles, con subas del 59% para los inmuebles de hasta 50 hectáreas; del 64% para los campos de entre 51 y 200 hectáreas, y del 69% para las explotaciones de más de 200 hectáreas.

Quedará por saber si la inflación prevista del 60% no será mayor durante el año próximo, con lo cual la pauta impositiva podría llegar a tener algún reajuste.

En una primera instancia se habló de la posibilidad de incluir una cláusula gatillo (reajuste mensual) en los cedulones de aquellos productores que optaran por el pago en cuotas, a partir del segundo semestre del año; sin embargo, esa posibilidad no está contemplada en el Presupuesto.

Compartir