Lo consumidores pagaron 3,45 veces más de lo que cobraron los productores

verduras