Sin confianza por parte de los productores, el Gobierno insiste con un plan ganadero