Falta de precipitaciones y mucho calor marcan la campaña gruesa sudamericana

soja